Como otras veces en esta fecha me gusta hacer un repaso de todo el aprendizaje del último año y las últimas experiencias. Sin duda, 2015 ha sido un año maravilloso en el que he recogido el fruto de muchísimo esfuerzo a muchos niveles, un año de luz y el inicio de muchas historias bonitas para los próximos meses.

Esto es lo que he aprendido…

SOBRE EL TIEMPO
Cada día cuenta
Cada nuevo día es un regalo, una oportunidad que hay que tratar con especial cuidado para aprovechar al máximo. Dedica tu tiempo a las cosas que te hacen feliz, a lo que te hace crecer y a las personas que importan de verdad. Es el momento de tachar de la lista de prioridades muchas cosas…
SOBRE EL AMOR
Quiere y déjate querer (pero de verdad)
Si amas de forma sincera, no te conformes con menos de lo que mereces, no te rodees de amistades a medias ni de amores a ratos. Quien te quiere de verdad se alegra sinceramente de todo lo bueno que te pasa y no sabe qué es la envidia; quien te quiere de verdad aparecerá de la nada para salvarte sin límites de tiempo o espacio.
SOBRE LAS PERSONAS
Somos el resultado de las personas con las que más nos relacionamos cada día
Es el momento de alejar de ti a las personas tóxicas, los que te hacen daño sin razón, los quejicas, los pasivos, los criticones, los frustrados que echan la culpa de todo a los demás, los amantes del drama, los protagonistas y los vacíos de valores. Además, es hora de hacerlo sin remordimientos ni culpabilidad.
SOBRE EL ESFUERZO
Lucha, pero por algo que merezca la pena
Esforzarte a medias para conseguir tus sueños no te dará el fruto que buscas. Quien siembra recoge, sólo es cuestión de tiempo (para lo bueno y para lo malo). Vivimos esperando “que pase algo” pero sin objetivo claro vamos dispersando energía y perdiendo motivación. El único secreto es la constancia, el trabajo y tener claro tu objetivo.
SOBRE EL ÉXITO
¿Ser feliz o tener razón?
El éxito es conseguir cosas, pero no a cualquier precio. El verdadero triunfo se encuentra en todo lo que queda dentro de tus valores y lo que que crees justo. Dejarse guiar por el ego puede desviarte de lo que verdaderamente importa, no distinguir entre tu objetivo y querer quedar por encima, tener razón aunque no sirva de nada.

 

¿QUÉ APRENDÍ EL AÑO PASADO Y EL ANTERIOR?

Share: