Desde que comencé a escribir este blog a principios de 2011 han pasado muchas cosas personales y profesionales en mi vida, hemos ido creciendo juntos a medida que iba escribiendo.

Durante el último año, han pasado las dos mejores cosas de mi vida (Carlos y Pablo) y por eso llevaba meses sin escribir y era necesario reiniciar etapa por aquí.

Nos pasamos la vida queriendo quedar bien con gente que no conocemos, gustar a personas que en realidad no nos aportan, aparentando vidas perfectas, buscando aprobación externa sin descanso y, a menudo, perdemos el foco. ¿Marca personal?, ¿sociabilidad?…

Ponedle el nombre que queráis pero hacemos el gilipollas continuamente, cada vez que se nos olvida lo importante y nos centramos en lo accesorio.

Haz lo que esperas de ti…

  • Alinea tus valores con las acciones y el tiempo de cada día.
  • No te arrepientas de haberte perdido momentos cotidianos únicos, ¡vívelos!
  • Reconoce que no necesitas gustar a todo el mundo.
  • ¡Ponte en valor!
  • Las personas y cosas más importantes de la vida requieren tiempo y dedicación.
  • Tener prioridades no es verbalizarlas, es vivir de acuerdo a ellas.
  • Dar antes de pedir, no pedir cosas que tú no hayas hecho antes por el otro.
  • Mantener una conciencia que te ayude a conciliar el sueño cada noche.
  • Empieza a decir no, no dediques tiempo a cosas no importantes.
  • Haz tu lista diaria de cosas que NO vas a hacer.
  • Respeta tu espacio y tus límites.
  • Dedícate tiempo a ti y a las cosas que te hacen feliz.

Deja de leer este post, no es importante ni te va a solucionar la vida. Mira a la persona que tengas al lado, quizá tu tiempo será más valioso dedicándoselo a ella. Pulsa el botón de “ir más despacio” y disfruta de hoy.

En estos meses he decidido hacer lo que yo esperaba de mí y he tenido dos cosas mucho más importante que escribir en el blog ☺

¡Un abrazo a todos!

 

Share: