Me parece que el secreto de la vida simplemente es aceptarla tal cual es
San Juan de la Cruz
Normalmente nunca escribo sobre mi pero esta vez me apetecía hacer un repaso de las últimas cosas que me han pasado estos meses. Mi año 2011 ha venido cargado de cambios y de situaciones inesperadas… 
Para una persona a la que le gusta tener controlados la mayoría de los aspectos de su vida, es muy difícil afrontar que no tiene el poder para manejar todo, que la vida te cambia de un plumazo y que tampoco puedes luchar contra ello porque sería luchar contra la naturaleza. Por un momento sentí eso de «estar sola ante el peligro», pero el peligro me lo había creado yo misma… Había estado conduciendo con el piloto automático puesto y, de repente,  había chocado contra algo y debía parar en seco antes de seguir. Quería comprobar las señales del camino y admirar el paisaje de una vez, decidir si necesitaba un paisaje lleno de árboles o prefería una playa o quizá un desierto.
Así que creí que lo mejor era sentarse un momento en el arcén a pensar y a esperar que una señal me dijera hacia dónde debía dirigirme. Pasé los días leyendo mapas, revisando el gps de mi corazón pero quizá el bache era muy grande para salvarlo sola, no podía saltarlo… Tardé varios meses en darme cuenta de que quizá no hacía falta saltarlo de esa forma, que había otras vías, que cada persona tenemos un modo de gestionar el cambio y pensé que quizá fuera buena idea ir rodeándolo poco a poco. Tuve mucha suerte porque, en cada tramo, alguien me cogía de la mano y me acompañaba. He avanzado bastante aunque aún queda… supongo que cada uno necesita su tiempo, tampoco creo que eso sea importante. NO tengo ni idea sobre qué habrá al otro lado, de momento disfruto el camino.
Dejar que tu felicidad dependa de algo o alguien tiene ese problema, que si eso externo falla, tu vida parece desmoronarse. La clave está en buscar la felicidad en uno mismo y en lo que hace, a partir de ahí, todo lo que venga son regalos y, si algo se pierde, nada te impide seguir caminando.
Es difícil gestionar el fracaso, dar todo para conseguir algo y que, al final, no salga bien. Sin embargo, puedo decir que también ha sido un año de grandes logros y, sobre todo, de GRANDES PERSONAS (incluso algunas de ellas no saben hasta qué punto han influido positivamente en mi). 
¿Cuál es el secreto de la vida? 
Que no hay ningún secreto…
¡Nuestro destino aún nos espera!
Continuará….
Share: