Hoy nos visitan en el blog los fundadores de THINKING WITH YOU, una empresa especializada en el crecimiento de equipos y organizaciones desde el enfoque del mundo Agile y el Lean. Diego Rojas e Israel Alcázar trabajan como catalizadores del cambio en organizaciones uniendo el área de Recursos Humanos con la parte de Tecnología e Innovación.
¿QUÉ APORTA EL AGILE AL MUNDO DEL COACHING?
 El término
Agile tiene su origen en el mundo del software y más concretamente en el Agile Manifesto (Manifiesto Ágil) creado en el 2001.
 
En él 17
de las personas más importantes en el desarrollo de software de la época
escribieron los valores y principios que bajo su punto de vista les llevarían a
desarrollar mejor software. No estaban equivocados.
 
La parte
principal de Agile Manifesto y que expresa muy bien sus intenciones dice así:
 
 
Estamos
descubriendo formas mejores de desarrollar software tanto por nuestra propia
experiencia como ayudando a terceros. A través de este trabajo hemos aprendido
a valorar:
 
Individuos
e interacciones
sobre procesos y herramientas
Software
funcionando
sobre documentación extensiva
Colaboración
con el cliente
sobre negociación contractual
Respuesta
ante el cambio
sobre seguir un plan
 
Esto es,
aunque valoramos los elementos de la derecha, valoramos más los de la izquierda.
 
 

El contenido de este manifiesto ha dado lugar a un movimiento cultural que está revolucionando el mundo de la gestión de proyectos en particular y los procesos de cambio en las organizaciones en un nivel general.

Aunque este movimiento se originó en el mundo del desarrollo de software, está expandiéndose rápidamente a otras disciplinas dada su potencia y flexibilidad. Compañías como Apple, Google, Microsoft, Siemens, Ericsson, Yahoo, ING, eBay, IBM, Oracle, General Electric o British Airways son algunos ejemplos de grandes corporaciones que se han acercado al mundo Agile.

 
Pero ¿cuáles
son sus claves?
 
No es
nuevo buscar una colaboración más estrecha con el cliente o intentar cambiar
los estilos de liderazgo de manera que se involucre a todas las personas y
mejorar la comunicación, compromiso y motivación. Tampoco es nuevo el intentar

dar al cliente lo que pide, quiere o necesita e intentar maximizar el valor de
lo que le entregamos.

 
¿Entonces?
 
Una de las claves es que desde los valores y principios Agile se reta continuamente al statu quo. Se fomenta una cultura de mejora continua, donde los próximos pasos a dar, se deciden en función de los resultados y feedback que tengamos de los pasos dados anteriormente. El cambio deja de ser un impedimento y pasa a ser una oportunidad de mejora.

La otra gran clave son la existencia de prácticas y métodos concretos para la aplicación de estas ideas e intenciones. Scrum o Kanban ofrecen modelos lo suficientemente abiertos a los equipos de cualquier disciplina para poder poner en práctica estos valores y principios en su contexto particular pero teniendo unas normas que permiten llevarlo al terreno de manera efectiva.

En la mayoría de procesos de coaching de equipos se trabaja con la comunicación, colaboración, motivación, liderazgo, compromiso, valor… Agile ofrece a los equipos que están inmersos en un proceso de coaching un nuevo punto de vista que enriquece su visión y por otro lado, nuevas formas de trabajar potentes y flexibles donde aplicar y poner en práctica las soluciones que van sacando de sus procesos.

Los resultados extraordinarios que está aportando la unión de estos dos mundos hace que esta mezcla esté siendo muy tenida en cuenta en el mundo del desarrollo organizacional y seguramente dará mucho que hablar en los próximos años.

 

 ¿QUIERES SABER MÁS? ESCRÍBENOS A hola@emprendetumarca.com

 
 
Share: