A menudo creemos algunas cosas con tanta intensidad que, al final, pasan a formar parte de nuestra realidad personal y digo “nuestra” porque se trata de una versión parcial y tergiversada de lo que en realidad está sucediendo. Creamos un mapa mental y vivimos en la realidad elaborada por él, no en la realidad en sí. Sin embargo, el mapa no es el territorio”, éste es sólo nuestra idea del mundo.
Las creencias son una fuerza muy poderosa dentro de nuestra conducta; existen creencias que nos dan fuerza y ayudan a conseguir objetivos y creencias que nos limitan. En este sentido, el hacer una revisión de las creencias que nos marcan pueden ayudarnos a vivir unas emociones más sanas y constructivas, a ser más racionales y realistas.
La TERAPIA RACIONAL EMOTIVO CONDUCTUAL (TREC) de Albert Ellis se basa en descubrir las creencias irracionales que afectan de forma negativa a nuestras emociones y revisar nuestros esquemas mentales. Según el autor de que “no son los acontecimientos los que nos generan los estados emocionales, sino la manera de interpretarlos“. Este autor, señala 11 CREENCIAS IRRACIONALES que todos deberíamos revisar:
CREENCIA 1
Es una necesidad para el ser humano ser amado y aprobado por las personas importantes.
Ser aprobado por todos es algo inalcanzable por lo que no conseguirlo no debe producir frustración.
CREENCIA 2
Debo ser muy competente y capaz de lograr cualquier cosa y no cometer errores en cualquier tarea que emprenda o no seré valioso.
Nadie tiene capacidad para ser competente en todos los aspectos, intentar mejorar y alcanzar el éxito es positivo pero esforzarse demasiado puede acarrear estrés y tendencia a infravalorarse frente a los demás. Debemos perder el temor a fracasar.
CREENCIA 3
Las personas que no se comportan de la forma correcta deberán ser culpadas y castigadas por su maldad.
Practiquemos la empatía, los errores de los demás y los propios pueden ser fruto de problemas emocionales.
CREENCIA 4
Que las cosas no vayan por el camino que a uno le gustaría que fuesen es una catástrofe.
Cuando las cosas no salen como queremos, debemos luchar por cambiarlas pero, en ocasiones hay que aceptarlas como son ante la imposibilidad de ese cambio. Las situaciones difíciles deben convertirse en desafíos y fuentes de aprendizaje.

CREENCIA 5
La infelicidad humana la causa lo externo. Yo no lo controlo, así que no puedo gestionar penas y preocupaciones.
Las emociones dolorosas están ligadas a pensamientos negativos asociados, cambiar estas verbalizaciones puede transformar las emociones destructivas.
CREENCIA 6
Si algo es o puede ser peligroso, debo preocuparme y controlar todo ante la posibilidad de que ésto ocurra.
El exceso de preocupación ante una situación no evita que ocurra, es más, provoca una ansiedad que impide afrontarla con eficacia si ocurre y dificulta distinguir la gravedad final del asunto.
CREENCIA 7
Puedo ser más feliz evitando que afrontando las dificultades y las responsabilidades de la vida.
La confianza en uno mismo surge de enfrentar situaciones y no evitarlas. la personal racional acepta que la vida conlleva dificultades.
CREENCIA 8
Necesitamos confiar y depender de alguien más fuerte que nosotros.
Depender en exceso de los demás nos hace perder el control de nuestra vida. 
CREENCIA 9
Mi pasado es la causa de que hoy esté como estoy, me influye y debe seguir afectándome indefinidamente.
El pasado nos afecta y nos ayuda a aprender y buscar soluciones de cara al futuro.
CREENCIA 10
Debo sentirme muy preocupado por los problemas y perturbaciones de los demás.
No tenemos el poder de cambiar la conducta de los demás por mucho que lo intentemos, involucrarse en los problemas ajenos puede ser una excusa para noafrontar los propios.
CREENCIA 11
Cada problema debe tener una solución correcta e ideal, siendo una catástrofe no alcanzarla.
Las verdades absolutas no existen, no todo se puede controlar. Aprendemos a base de equivocaciones.

¿REVISAMOS QUÉ ESTAMOS PENSANDO?

Share: